miércoles, 7 de septiembre de 2011

La ruptura de la zona euro y sus consecuencias según UBS


La firma de servicios financieros UBS ha publicado un informe donde señala las consecuencias que conllevaría la ruptura de la zona euro. Aunque las probabilidades de que eso ocurra son escasas, sus costos podrían ser muy altos tanto en el ámbito político como económico.

Costos económicos: El costo en el que incurriría un país débil que se retirara de la zona euro estaría alrededor de los 9500 a 11500 euros por persona durante el primer año. En los años siguientes el costo sería de 3000 a 4000 euros. Esto equivaldría a un 40% - 50% del PIB en el primer año. 
Si el país que se retirara fuera uno fuerte (como Alemania), el costo para dicho país estaría entre 6000 y 8000 euros por persona. En los años siguientes el costo estaría en un rango de 3500 a 4500 euros. Eso supondría una caida del 20 al 25 % del PIB en el primer año. En cualquier caso la salida de un país de la zona euro traería consigo un colapso del sistema bancario local y un gran golpe al comercio internacional.

Costos políticos: El informe señala que los inversores temen más a los costos políticos que a los económicos que tendría la la hipotética ruptura. No es irracional ese temor. El altísimo desempleo y los altos costos monetarios que produciría el colapso de la zona euro, generarían a su vez tal descontento social, que las guerras civiles y la irrupción de gobiernos autoritarios serían eventos de gran probabilidad.

Un pronóstico sombrío sin duda. De todos modos el informe aclara que lo más seguro es que la Unión Europea se convierta en una "confederación fiscal". En este escenario los países cederían parte de su soberanía en lo referente a políticas económicas. Sería lo mejor, teniendo en cuenta que la política monetaria óptima para un país fiscalmente disciplinado como Alemania, no es la misma que la de Grecia por ejemplo. Si bien sería algo bastante dificil de aceptar por los europeos, la alternativa, acabar con la zona euro, no parece una opción viable.

Saludos

2 comentarios:

Dr. sipmac dijo...

Los europeístas la quieren poner bien trágica para que todos los miembro sigan metiendo el brazo bien hasta el fondo en esa olla de agua hirviendo que es la Zona Euro.

A pesar de que personas como Havel habían pronosticado que al haber fracasado los referendos de ratificación de la constitución europea, la burocracia de Bruselas presionaría al máximo para conseguir los mismos resultados proyectados en el referendo.

Es paradójico que para salir de la crisis ocasionada por la implosión del estado de bienestar, agravado por la adopción una moneda única (que resta margen de maniobra a las naciones de la UE), la solución precisamente sea redoblar las apuestas en el euro, esta vez entregando buena parte de la soberanía fiscal a los burócratas de Bruselas.

Grecia, a despecho de las apariencias, es un país más inviable que Somalia, por cuestiones demográficas. España paga la resaca de la borrachera socialista y verde que el mismo Zapatero le metió gaznate abajo. Irlanda aún podría recuperarse. Portugal e Italia penden de un hilo.

¿A santo de qué insistir con una moneda única?

Rafael dijo...

Creo que terminar con la moneda única podría ser lo mejor pero a largo plazo. En las actuales condiciones no parece algo prudente, pues es un proceso que toma su tiempo y que por lo visto tiene sus inconvenientes. Voy a escribir un post al respecto.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...